31 oct. 2008

Raoul Dufy, el placer

El Museo de Arte Moderno de la Villa de París acoge hasta el 11 de enero la retrospectiva dedicada al pintor fauvista Raoul Dufy (1877-1953). La muestra acoge una selección de 250 obras del pintor, permitiendo al visitante recorrer la trayectoria del francés por sus coloridas obras (cuadros, dibujos, grabados, cerámicas).


La exhibición lleva por título 'Raoul Dufy, el placer', en alusión al término que empleó para definir al pintor la conocida mecenas Gertrude Stein. Ella decía que su pintura evoca la alegría de vivir, llena de colores, de formas ligeras y de arabescos sobre el lienzo. Destaca la obra 'Hada Electricidad', un impresionante mural de 600 metros cuadrados y 250 paneles con el que concluye la retrospectiva. Encargada por la Compañía Parisina de Distribución de la Electricidad, la obra destaca el importante rol de la luz eléctrica en la vida moderna. El mural estaba destinado a decorar uno de los vestíbulos del Pabellón de la Electricidad y la Luz, construido por Robert Mallet-Stevens para la Expo de 1937. Pintada a gran velocidad, la obra constituía un valiente intento de renovar el género del gran decorado.


Dufy fue un pintor célebre en su tiempo, un artista reconocido en el París vanguardista de principios del XX. Sin embargo, el paso del tiempo había relegado su obra al olvido, convirtiéndole en un creador subestimado y desconocido para el gran público.

El de Dufy es un mundo perfecto, poblado por una humanidad ideal. El artista quiere representar un universo en fiesta, y sus obras tratan de evocar la alegría de vivir, alejándose de la tristeza y la desgracia. Ello le acarreó tantas alabanzas como reproches por parte de la crítica y el público. Sus detractores le acusaban de una mundana ligereza en sus cuadros, pero Dufy no permitió que su paleta se tornara sombría hasta la senectud, cuando empezó a pintar obras que incluían figuras metafóricas de la muerte, pero sin abandonar jamás la luminosidad y la amplia gama cromática que lo definían como artista.

Fuente El Mundo.

3 comentarios :

Fernando dijo...

Siempre me a gustado mucho Raoul Dufy, seguramente porque el no tiene miedo al color, y en eso me siento cercano a él, muchas veces me he dado cuenta que el color inspira recelo en mucha gente y no puedo entender porque...

Pilar dijo...

Oh si...ya comprobé que no le tienes miedo al color :)

Yo te confieso que ha sido un descubrimiento para mí, no lo conocía.

¡¡Viva el color y los coloristas!!

hector carnero dijo...

El color es básico en el universo cósmico, es casi su sostén.Nosotros,humanos, somos tan infinitamente pequeños, recientes e ignorantes, que cualquier obscuridad ó incandescencia nos asusta.¡aún nos quedan muchos colores y tonalidades por conocer!