12 feb. 2010

John de Andrea

John de Andrea (Denver, Colorado, 1941) es un artista que se inscribe dentro de la corriente del 'hiperrealismo', calificado por muchos como el padre del hiperrealismo en el ámbito de la escultura. En sus obras representa cuerpos desnudos que casi parecen personas reales, y muestra un claro interés por la figura femenina, y en particular por el desnudo, en una búsqueda de la belleza perfecta. Sus esculturas siempre han sido relacionadas con la escultura clásica griega, con la diferencia que las de John de Andrea reflejan más la realidad que la idealidad.

Sus primeras obras mostraban individuos de pie, mirando directamente al espectador. Pero con el paso de los años esas poses y actitudes han evolucionado, llegando a sentados, en grupo, con mirada pensativa. La técnica también es un aspecto que ha evolucionado, si sus primeras obras eran de bronce, se ha sumado el polivinilo.

El proceso más importante sin duda es el acabado final, a partir de óleo y sucesivas veladuras, que consiguen darle a las esculturas la sensación de verdadera piel, sensación que se potencia al incorporar el pelo natural.


4 comentarios :

Aprendiz dijo...

Que barbaridad!! Cuanto realismo! Impresionante, me has dejado sin palabras. Gracias por compartir la sus obras y darlas a conocer.

Saludos,

PACO HIDALGO dijo...

Me encanta el hiperrealismo, en escultura, como en pintura (Kácere, Close...). Es alucinante la textura y la sensación de piel y carne que transmite estas esculturas de De Andra. Felicidades. Saludos

Julia dijo...

Hay mucha gente que rechaza esta corriente escultórica, yo soy una gran admiradora. Miguel Angel utilizaba el mármol, ahora se utilizan nuevos materiales, y los resultados son espectaculares. En mi blog también he tratado este tema.
Felicidades por el post y saludos.

Pilar dijo...

@ Aprendiz. Jeje, recuperaste las palabras? Gracias a tí por comentar!

@ PACO. Gracias por tu comentario! El otro día ví la imagen de tu nick en un libro y me acordé, digo, ¡Anda mira, como Paco Hidalgo!

@ Julia. Cierto, hay gente que la rechaza, pero ¿por qué? Gracias por tu comentario!

Saludos, Pilar