21 jul. 2009

El mundo de las subastas

Que levante la mano quien haya ido a una subasta alguna vez.

Yo hace una semana fui por primera vez a una, por curiosidad, para ver en que consistían, y si todo era tan maravilloso y elitista cómo dicen los medios de comunicación de las que realizan en Sotheby's y Christie's.

Por cierto, recientemente Christie's ha puesto en marcha una aplicación gratuita para el iPhone y el iPod, mediante la cual se puede acceder a los contenidos de su portal, ver las previsualizaciones de las ventas, resultados de las mismas, información sobre futuras subastas, visualización al detalle mediante zoom de las obras, enviar fotografías de obras para que las tasen, descargar imágenes como fondo de pantalla, etc.

En Barcelona hay varias casas de subastas como Brok, Setdart, ARCE, Bonanova, Balclis o Subarna. Supongo que su funcionamiento es similar y que el espectáculo monetario que representan se aleja años luz del arte como evocación o transmisión de sensaciones para centrar toda la valoración en la fama del autor o en su cotización en el mercado.

De este modo pude contemplar como obras poco atractivas eran vendidas por miles de euros , ¿la excusa? El autor era 'cotizado'.

Ahora bien, ¿cómo fue esta subasta en concreto?

Al entrar una recepcionista te pregunta si vas a comprar o no, en caso afirmativo, toma tus datos y te da una cartulina con un número para que lo alces y pujes según vayan saliendo tus lotes favoritos...

El espacio es una gran sala con sillas para el público y con pinturas, esculturas y arte mueble en las paredes.

En un extremo, una mesa donde se sitúan el encargado de dirigir la subasta, llamado subastador, que va anunciando cada lote con su precio de salida, -el hombre debía tener tanta prisa en subastar las casi 300 obras en apenas 2 horas que no se le entendía la mayoría de las veces a qué autor se refería-. A su lado un compañero, llamado secretario de mesa, iba anotando a qué número se había adjudicado el lote. Por cierto nada de martillos, todo muy rápido con un: 'Adjudicado al nº170, siguiente lote'.

Aparte dos chicos, ayudantes de sala, iban sacando las obras de una sala contigua (por cierto, sin guantes y con alguna que otra rotura de marco en el momento de salir a escena...) a un ritmo vertiginoso, habiéndose adjudicado el lote sin apenas haberse visto la obra.

Por último una chica encargada de la subasta telefónica, dado que había personas pujando telefónicamente.

Si hubiera que definir el público, los postores, diría que aquello parecía una reunión de (pre) jubilados ricos, algún matrimonio con grandes fortunas y por supuesto ricas adineradas viudas.

Básicamente así funciono la subasta, el encargado iba anunciando, la gente iba pujando levantando su papel con el número y por supuesto había piques para ver quien se alzaba ganador de la obra. Fue curioso ver cómo por ejemplo un individuo se llevo casi todas las obras de temática religiosa (Santo Entierro, San Pablo, María Magdalena...) y las acompaño al final con una escena de tauromaquia... Y hablando de toros, unos jóvenes se llevaron una fotografía de Manolete, y por lo visto estaban muy contentos con su adquisición.

Poco a poco la gente se iba yendo, pasando previamente por la caja, abonando la cifra y llevándose su obra, cómo quien va al supermercado de la esquina a llenar el frigorífico. Igual de felices y contentos, salvo una GRAN diferencia de costes.

En resumen la experiencia fue 'divertida' pero también da mucha rabia ver como muchas de aquellas personas se dedican a hacer negocio con el arte, y cómo el valor del arte había quedado reducido a una cifra de euros. El valor del dinero frente al valor estético o emocional de una obra. Puro negocio difícil de cortar, ¿quien dijo crisis?

Algunos de los autores que conocí gracias a la subasta fueron:

- Oleguer Junyent


- Ramon Sanvisens


- Joan Abelló



- Pere Pruna


-Tarrassó


Y tú, ¿qué opinas de las subastas? ¿has estado en alguna? ¡Lanza tus dados!

14 comentarios :

Jose dijo...

Casas se subastas hay muchas en Sevilla, Bilbao, Madrid y Barcelona principalmente, casas que no se conocen a no ser que seas asiduo a eso de gastar lo que te sobra en comprar arte, ya sea para decorar o para invertir.

La mayoría de las personas piensan que sólo existe Christie´s y Sothebys y que todas las casa de subastas funcionan igual y no es así. La mayoría utilizan el método de subastas inglés, que es el más conocido y el que utiliza el típico golpe de martillo. Lo de utilizarlo o no es cuestión de imagen y del subastador. Yo soy de los que prefieren el uso del martillo y de hablar al público de una forma clara, marcando los datos importantes para que aquel que no haya ido antes a ver el material (mal hecho si vas a comprar) pueda saber de que va el artículo sin necesidad de comprar el catálogo (por que algunos lo venden y otros no). También es cierto que el subastador sabe de antemano el interés que suscitan algunas piezas y es en estas en las que se detiene un poco más, en las otras las pasa de largo.

Lo del precio de las obras siempre es relativo... por algunas piezas yo no pagaría ni un céntimo porque en algunos casos son un timo en toda regla.

Jorge dijo...

Aqui en Estados unidos hay un monton de casas de subastas, y lo mejor es que las hay de todo tipo; de altisimo nivel, de bajisimo nivel, de coches, de fincas, antiguedades... cualquier cosa.

Muchos americanos usan las subastas como pretexto para pasar un sabdo agradable. En las de menor nivel, incluso hay bar y se puede comprar comida, ya que las subastas duran muchisimas horas. Es muy curioso estar pujando mientras te comes una "cheese burguer" con patatas!! Y no te cuento, el olor a "aceiton" que empapa toda la sala... y las piezas!!

hector carnero dijo...

Estuve justamente en una del Rotary Marbella.Lo único bueno fué la cena
antes de la "subasta", pero jamás
volví a ninguna.Salí avergonzado, me
sentí vendido, como en feria de ga-
nado.
Lo único que me consoló; fué que las
ganancias se destinaron a la compra de alimentos para niños del "3er"
mundo. Pero: ¡cuánta imbecilidad!
Detesto las subastas.-
Saludos P

Pilar dijo...

@ Jose de todo-arte. Dijiste cosas muy interesantes en tu comentario:

'arte para decorar o invertir' y me pregunto, ¿no para disfrutar?

Veo que sabes mucho del tema, llegando a hablar del 'método inglés'.

Cierto, apuntaste lo del catálogo, que se me olvido citar en el post, aquí lo tenían a un precio de 10€, es decir, si quieres tener el listado de obras y sus características, has de pagar 10€! Menos mal que la entrada era gratuita...

Efectivamente algunas piezas las remarcaba con adjetivos, mientras que otras las pasaba de largo...

Muchísimas gracias por tu comentario y los apuntes que realizas.

@ Jorge. Que interesante que haya tanta oferta de subastas! Jeje, ese olorcito típico americano, casi me llegó con tu comentario ;)

@ Hector. Me identifico contigo, lo sabes. Vemos el arte cómo mucho más que una cifra...aunque esta cifra sea para niños del 3er mundo. El arte acaba supeditado a la causa. El momento en el que el arte salga vencedor de este circo, algo habremos conseguido.

Muchas gracias a todos por vuestros dados, todos de 6! :D

Marvilla dijo...

Muy buena y verídica tu "crónica de una subasta anunciada". Doy fe. Supongo que para que la imagen se acercara a la visión romántica que atesorabas por las películas y publicidad de las famosas Sothebys o Christie el valor e importancia de lo subastado tendría que haber sido de muchísima más enjundia tanto en la importancia de los autores, como la fama de las obras. Entonces quizá la "mise en scéne" sería más cuidada y a lo mejor a esas no dejarían entrar a gente sin posibles, cuidarían más las obras y sería menor la cantidad de piezas subastadas permitiendo que el subastador se demorara lo necesario para conseguir la mejor de las pujas. De todas formas todo esto no es más que un negocio puro y duro. Aquí la sensibilidad no es un valor a tener en cuenta, ya sea en Christies o en las cutres subastas de aquí o de allá. Lo que importa es traducir la fama del artista en dinero contante y sonante, reafirmando que las obras son un valor de cambio; como el oro y sujeta a los caprichos del mercado y donde lo que menos importa es lo estético, la belleza o sensibilidad del artista, al cual siempre se prefiere difunto; molesta menos y cotiza más. Tanto unas como otras tienen una mezcla de snobismo y cursilería a partes iguales, teniendo en cuenta a muchos de los protagonistas de estas subastas. Y no necesariamente debe estar presente el buen gusto ya que éste muchas veces no es pareja del lujo y el poderío.
De todas formas nos divertimos bastante infiltrados en este circo y comprobando que pauperrima es nuestra economía actual.

kache dijo...

Pilar/Dado del Arte.

Bueno, después de leer esta entrada tres temas vinieron a mi cabeza.

El primero tiene que ver con un tema que me apasiona. Los Mosqueteros de Dumas. Cuando era un niño fue una de las primeras novelas que he leído por mi cuenta. Me enamoré de los personajes y lo releí docenas de veces. Sin embargo viví muchos años sin leer la segunda y tercer parte “Veinte años después” y “El Vizconde de Bragelonne” de cuyos finales me fui a enterar cuando tomé una novela de Arturo Pérez Reverte y me reveló en lo que terminan (¡Ja! Justo castigo por ser un mal fan :( buuuu). Me lancé a leerlos inmediatamente después por supuesto. En fin, hace unos días en Sotheby’s y Christie’s se subastaron lotes que contenían pinturas de Picasso donde trazó unos mosqueteros inspirándose en la novela de Dumas. Imaginen mi sorpresa cuando vi que a demás de representar a mis héroes de la niñez, la subastada en Christie`s tiene la bonita coincidencia de ¡estar fechada el día de mi cumpleaños! Simplemente la emoción fue muy grande. Es de las pocas ocasiones en que he fantaseado con ser millonario para tener colgando de mi pared una obra de arte de esos precios.

Les pego el link de la noticia por si quieren leerle y tengan la referencia:
http://www.telegraph.co.uk/culture/art/artsales/5569145/Battle-of-the-Picasso-paintings.html

El segundo punto tiene que ver con La recesión y La inversión. A demás de que el arte sea un gozo, como ha señalado Pilar y otros comentarios, las casas de subasta y los negociantes de arte en galerías han sabido transformar el arte en “business”. O bien podríamos decir que han aprendido a verle el lado comercial al asunto, como en todo. También hay personas enriqueciéndose vendiendo medicinas y comida (necesidades más básicas que el arte) y no lo satanizamos. Entendemos que para que un producto tenga una difusión y pueda pasar de mano en mano, tiene que tener un precio. Las obras funcionan igual, y la regla dice que entre más escaso el producto, mayor el valor que tiene. Y el buen arte; el arte extraordinario, el arte inmortal, es escaso. Otra regla en economía nos habla de que en momentos de crisis los inversionistas ponen su dinero en bienes de valor más duradero. Inversiones más conservadoras. En el caso del arte esto se ve reflejado en la inversión en obras de arte de valor seguro, es decir, de artistas consagrados y los clásicos. Es por esto que en el mundo de las subastas, desde que estamos en crisis, se ha podido ver un incremento en las pujas que demandan más arte clásico. Así que podemos esperar que esta tendencia siga por varios meses más.

Para más al respecto les dejo una noticia interesante:
http://www.telegraph.co.uk/culture/art/artsales/5819433/Art-Sales-Old-Masters-in-London.html

Por último. Me di cuenta por la experiencia de Pilar de lo instructivo que sería ir a una subasta de arte. En mi país (México) no tenemos de eso. El negocio es muy diferente (de eso les comento, pues en otra ocasión). Pero al entrar a la página de Sotheby’s pude ver que hay pequeños video documentales para celebrar las subastas exitosas. Ahí pude atestiguar el lado más feliz de todo este asunto: Los rostros de los trabajadores de la Galería. No los VP’s, CEO’s, etc. Sino los curadores, artistas y el staff en general que trabajan ahí. Me imaginé laborando en un lugar así, rodeado de obras, y más obras, manejándolas y cuidándolas. Debe ser maravilloso para alguien que ama el arte. Más que ir a un museo a verles, son tuyas un ratito, y puedes cuidarles como si fueran a quedarse contigo. Estoy seguro que ellos les disfrutan mucho, aunque tengan que verlas partir después.

Les dejo el video por si quieren curiosear (¡de la subasta de los Mosqueteros de Picasso por supuesto!:)):
http://www.sothebys.com/video/privateview/L09606/index_postsale.html

Lo siento por extenderme tanto. No sé muy bien cuales sean las reglas para comentar en este Blog. Espero no haber infringido ninguna. Pero me animó definitivamente.

Les deseo un buen día.
Rubén.

Pilar dijo...

@ Marvilla. Me molesta el puro valor de una obra como moneda de cambio. Lo mejor de todo fue lo bien que lo pasamos! y lo que nos divertimos!

@ Kache. Un placer contar contigo por aquí: Bienvenido! En tu comentario lanzas temas importantes:

-Picasso y los Mosqueteros. No conocía estas obras de Picasso, así que gracias por darmelas a conocer. Una gran casualidad la de tu cumpleaños, ojala el destino te permita poseer una de esas apreciadas obras.

-Efectivamente ir a una subasta puede llegar a ser instructivo. Vaya...yo recomiendo ir a una al menos una vez en la vida. Respecto a los trabajadores, creo que un porcentaje si estara ilusionado con trabajar rodeado de arte, pero creo que desgraciadamente muchos de los que trabajan no suelen tener ese perfil.

No hay reglas para comentar kache, puedes extenderte todo lo que necesites :D

Muchas gracias, Pilar.

(!) hombre perplejo dijo...

Pues los lanzo !)

Dado Nº 1: Sí, no sólo estuve en una, sino que adquirí la pieza a la que le había echado el ojo. Me divertí, fue emocionante y me lo pusieron fácil: tuve que pujar dos veces, pero me llevé la pieza sin llegar al tope que me había fijado. Claro, que no era una de esas subastas de las que hablas, sino una montada para turistas y veraneantes en un Hotel de Gandía. Pero, oye, la lamparita estilo Tiffanys aún la tengo y a todo el mundo que viene a casa le gusta !)

Dado Nº 2: Siempre que oigo hablar de subastas me acuerdo de aquella secuencia maravillosa de "Con la muerte en los talones", en la que Cary Grant, viéndose acorralado y sin posibilidad de salir vivo del lugar, boicotea una subasta, haciendo pujas ridículas, para que venga la policía, lo detenga y se lo lleve de allí, salvando la vida.

Perplejos -y adjudicados- Saludos !)

Pilar dijo...

@ (!)hombre perplejo. Gracias por compartir tu experiencia en el mundo de las subastas. Bueno, te llevaste la pieza que querías, eso es muy importante. Lamento no ponerle imagen a la secuencia que explicas :(

Gracias por tu visita, Pilar.

(!) hombre perplejo dijo...

No he encontrado la secuencia en youtube, pero a lo mejor con esto te (su)basta !)

Si no te recomiendo que veas la peli; toda ella vale la pena !)

Pilar dijo...

@ (!)hombre perplejo. Intentaré ver la peli ya que la recomienda un experto en cine como tú :D

Saludos, Pilar.

Anónimo dijo...

Hi, as you can see this is my first post here.
I will be happy to receive some help at the beginning.
Thanks in advance and good luck! :)

Pilar dijo...

@ Anónimo. You're welcome here. Please write always that you like do it.

Bye, Pilar

Anónimo dijo...

HI, I just joined this community. I m from China. I like this forum.......hope to learn lot of things here ;-)