3 jul. 2009

Gustav Vigeland

Gustav Vigeland (Mandal, 1869 - Oslo, 1943) fue un destacado escultor noruego que trabajó sobre todo la madera. También mostró grandes dotes para el dibujo y fue Lorenz Dietrichson, profesor de Historia del Arte, quien al ver los dibujos exclamó "es un genio". Recibió una beca del estado para estudiar en Copenhague y trabajó un año bajo la dirección del célebre escultor y profesor danés Christian Gottlieb Vilhelm Visen. Posteriormente recibió una beca de estudios y viajó a París, donde pudo conocer personalmente a Rodin y contemplar las creaciones que éste estaba realizando. En 1893 regresó a Noruega y realizó su primera exposición, dos años después viajó a Berlín y a Florencia, y cuando regresó entró a trabajar en el equipo encargado de la restauración de la catedral de Trondheim, y fue Vigeland quien esculpió toda una serie de excelentes estatuas entre 1897 y 1902. Pero estos eran trabajos de restauración y Vigeland se percató de lo limitado que era ese trabajo, por ello abandonó la Trondheim y se dedicó a crear sus esculturas más bellas: Nordraak, Abel, Beethoven, Wergeland y otras de sus obras capitales.

Fue entonces cuando le empezaron a llegar importantes encargos y en 1921 buscó otro lugar de trabajo y firmó el contrato mas extraño que haya firmado jamas un artista con una autoridad oficial: Vigeland se comprometía a legar a la ciudad de Oslo los derechos de propiedad de todas las obras de arte que se encontraban en su posesión: esculturas en madera, bronces, esculturas de piedra, grabados en madera, bocetos, diseños, toda su obra creada y futura; a cambio la ciudad de Oslo le facilitaba un taller adecuado donde proseguir su labor, el futuro Museo Vigeland.

El proyecto para el parque Frogner, finalizado en 1930, fue pagado con los beneficios de los cines de Oslo. Otro de sus proyectos, el de adornar el Abelhaugen, fue abandonado, y por un momento pensó en emplazar la fuente delante del taller. Pero este lugar no convenía, y en 1931 el Consejo Municipal aceptó los planos propuestos, con el puente, la fuente, el monolito y las esculturas del parque Frogner, casi todas compuestas de una maraña de cuerpos unidos (incluso de niños) que producen una sensación confusa e impactante, con un total de más de 600 figuras. Tras su fallecimiento en 1943, antes de la conclusión completa del proyecto, el Consejo decidió en otoño de 1947 que los trabajos proseguirían según el plan de Vigelang. El parque Frogner constituye su más vasta obra, aunque su genio creador se manifestó también en otras muy importantes, entre las cuales destaca una serie de estatuas de hombres célebres: Rikard, Nordraak, Camilla Collett y Niels Henrik Abel.

El arte de Gustav Vigeland ha sido siempre objeto de polémica, ha sido criticado y contestado, admirado y elogiado. No obstante, su obra, que por su amplitud sobrepasa la de cualquier otro escultor noruego, evidencia el genio con el que desempeñó su quehacer artístico. El conjunto de estatuas que adornan el Parque de Frogner constituyó su obra mas importante, mientras que el museo Vigeland permite seguir la evolución de su obra.

Si quieres conocer su museo, haz clic aquí.


5 comentarios :

hector carnero dijo...

Vigeland es impresionante e INDISCUTIBLE, más aún: al pié de sus ESCULTURAS.
Ojalá pudiésemos ver algo de él por aquí (Costa del Sol), como a Rodin
y otros grandes de la ESCULTURA.

Pilar dijo...

@ Hector. Me sumo a tu petición de ver obras de Vigeland por España, aunque es complicado :(

Saludos, Pilar

peibol dijo...

Me he quedado de piedra con...(espera, de piedra no, que parece un chiste malo); me ha fascinado el pelo de la escultura de la chica. :o

Pilar dijo...

@ peibol...si, chiste malo :D Me alegro te haya gustado el pelo de la chica, es mi obra favorita!

Anónimo dijo...

Lo visité en Junio de 2011 y sólo tengo palabras de elogio. Maravilloso, poético, impactante, majestuoso...