10 sept. 2010

Cómo sacar fotos en sitios prohibidos (iglesias, museos...)

Os dejo con un magnífico post que he leído en el blog Atalaya.


Por alguna razón que se me escapa pero que seguramente no tendrá nada que ver con la seguridad nacional, en muchos sitios en los que cobran entrada (una miseria, realmente) no permiten sacar fotos. Ni con flash ni sin flash. Nada. Iglesias, museos, palacios y demás sitios hechos con piedras viejas y levantados con el sudor de nuestra frente (no de la mía personalmente, pero ustedes ya me entienden) impiden que el pueblo todo los conozca en todo su esplendor, no impidiéndoles la entrada físicamente, sino impidiendo a un honrado trabajador laosiano, o búlgaro, o de Vitigudino pero con pocas ganas de coger la carretera e irse a Toro, pongamos por caso, puedan ver fotos en Flickr, Facebook, Tuenti u otros sitios donde la gente, hoy en día, ve fotos, videos y otros productos multimedia.

Sé que está mal, pero qué quieren que les diga, viendo esto uno no puede escaparse a la tentación de tirar una foto. Como sea.

Para que tú no tengas que tirarla como sea, sino como mandas los cánones, aquí te presento esta sucinta guía que te guiará (por eso es una guía; si no sería una receta y te la comerías) por los procelosos mares de sacar fotos de estrangis.
  • Preparación previa: si tu cámara tiene sonido, quítaselo. No siempre es fácil, pero se puede hacer; si tiene politonos descargables y no se puede quitar, cámbiaselo por el de una tos o un frufrú de sotana o un kyrie. Algo que no desentone. No vayas a ponerle un dum-dúm bacalaero, que se nota.
  • Identifica los ángulos muertos. Todos estos sitios tienen columnas, esquinas, coros, trascoros, ábsides, girolas, arquitrabes y bancos de respaldo alto. Búscalos, identifícalos, piensa que el vigilante, normalmente reducido a un radio de acción relativamente pequeño, es el francotirador de Enemigo a las puertas y tú Ed Harris o Jude Law, el que te parezca más guapo. Si te trinca, te pega una espuerta de voces y además vas a ir al infierno. Así que procura que no lo haga.
  • A veces puedes usar el tiro automático, pero tratándose de sitios oscuros, lo más normal es que no. Así que volviéndote de espaldas como el que se ata un zapato, trata de conseguir los settings más adecuados a ojímetro. Tira por lo alto: ISO alto, tiempo bajo, apertura de diafragma alta. Puede que no tengas otra oportunidad, así que lo más fácil posible. No vayas por lo artístico, ve a lo fácil. Si efectivamente tienes otra oportunidad, corrige sobre la marcha y a ojímetro.
  • Es importante que alguien vigile los movimientos del segurata o empleado de la consejería de cultura o sacristán o campanero que se encarga de que nadie capture el alma arquitectónica y escultórica del edificio. Alguien que no parezca que lo está haciendo, y que a la vez que mira arrobado la escultura de San Higinio Isósceles mire también con el rabillo del ojo los movimientos del enemigo. Alguien con el que habrás tenido que, previamente, acordar una señal que no sea "Guarda la cámara, co*o, que te pilla", sino acceso de tos, silbido de admiración, zapateado flamenco o palmeado o algo igualmente discreto, sin que se pueda decir que está fuera de lugar. Si vas de turismo solo (a veces sucede), busca al que tenga la cámara más chanchi de todos (Nikon o Canon, preferiblemente) y le dices que tú lo haces por él, y él luego lo hace por ti. No hace falta que selléis el pacto en sangre, basta con que os déis el nick en Flickr
  • Dispara, comprueba y corrige, así hasta que tengas suficiente o el que esté de piquete estornude.
  • Pon tu hazaña en Flickr.
Lo suyo sería ir buscando los sitios y hacer una flashmob. Sería divertido.

Imagen de alepheli.

7 comentarios :

Daniel Sancho París dijo...

¡Es realmente muy bueno! ¡Como nos tenemos que ver algunas veces para hacer esa foto que tanto nos interesa!

cleo dijo...

uy.. me he visto muchas veces en esa situacion pero sólo si resuelvo mi dilema moral y decido sacar la foto.

interesante blog. volveré a visitarte.

saluditos,

Pilar dijo...

@Daniel Sancho París. Pues sí, pero da consejos que yo al menos ya llevaba a cabo ;)

@cleo. Gracias, y bienvenida!! :)

Brenda dijo...

Wow! esto hace ir al museo una visita mas interesante y toda una aventura de conquista y estrategia!!! Lo que no entiendo es como en Italia no permiten tomar fotos pero en el Louvre si lo permiten! las fotos son una forma de comentar nuestro viaje y tambien de compartir cultura!

Pilar dijo...

@ Brenda. Jeje, sí...'la aventura de sacar fotos dentro de un museo'. El tema de los derechos (así compras la postal en la tienda!) y algunas obras (pinturas sobre todo) pueden peligrar ante una masiva cantidad de luz, producida por continuos flashes...

santiago lorenzo jimenez dijo...

El ruido del disparador y el flash están privando a los demás de contemplar el espacio. Que tampoco verás tú si estás disparando fotitos. Y, Brenda, si estás perdiendo amistades es por tu afición a achufarrarles enseñándoles tus fotos de excursionista.

Inés Carballal dijo...

Por cierto, la fotografía de portada es el interior de la iglesia prerrománica Santa Cristina de Lena. En Pola de Lena, Asturias. Lo digo por si a alguien le interesa. A mí personalmente me molesta mucho cuando veo una fotografía de un sitio que me gusta y no aparece el nombre o la localización en el pie de foto. También sería bastante recomendable poner la fuente, el enlace, y/o el nombre del fotógrafo.;)