3 may. 2011

@ArteInformado preguntó ¿Cuál es el valor de una obra de arte?

Desde ArteInformado plantearon a través de un grupo en LinkedIn la pregunta:

¿Comprarías una obra de arte sin saber el nombre del artista?

Aunque este grupo está formado por galeristas, marchantes y comisarios, sólo han contestado artistas y algún -suponen- coleccionista. La respuesta es unánime: los artistas sí comprarían sin conocer al autor.

¿Lo harían los galeristas, los comisarios, los coleccionistas? ¿Qué importancia tiene, en estos momentos, en el mundo del arte el curriculum?

-Pues si, ¿por qué no? Lo importante es que te guste su obra. Alba RecluserDark, fotógrafo (Barcelona, 1982).

-Es como organizar una cata a ciegas con vinos de muy mala calidad y reírse luego de las opiniones de los "entendidos", sólo que al revés. El snobismo existe en todos los ámbitos. La gente suele guiarse más por las etiquetas que por el contenido. Y lamentáblemente el Arte no es una excepción... Leticia Bonetti, artista plástica (Argentina).

-Si claro, si me gusta y me la puedo permitir, me la compro. Virginia Rivas Jimenez, pintora (Madrid, 1981 - vive en Cáceres).

-Alguien entendido en arte es posible, pero la inmensa mayoria no la compraría. ¿Tu te comprarias un Mercedes, al precio de Mercedes pero sin estrellita...?, pues, creo que no. Taquio Uzqueda Prado, artista (Logroño, 1950).

-Sí, compraría obras de arte sin saber el nombre del artista aunque me moríria de ganas por conocer un poquito de su vida y del contexto en el que creó la obra en cuestión. Lo importante es que la obra sea capaz de mover algún tipo de emoción dentro de mí y que su precio esté basado en la calidad de la misma y no en argumentos especulativos. Iván Fernández González, artista (Avilés, Asturias, 1973 - vive en Milán, Italia).

-Si, compraría una obra de arte si me pareciera buena sin saber el nombre del artista, peró después de comprarla me gustaría saber su nombre... simplemente por educación. Creo que el arte se tendría que comprar más a menudo porque te gusta y no por inversión. Merce Girona, artista (Barcelona).

-Yo no. Ana González Prieto, artista (Cádiz, 1952 - vive en La Laguna, Tenerife).

-Yo tampoco. Es algo paradojico y hasta absurdo. Da sospechas a especulaciones. Si bien no creo que estas estén ausentes entre los pintores conocidos, pero entre ellos rige el mercado del arte siendo sus precios razonables o no. Silvia Bar-am, artista (Buenos Aires, Argentina - vive en Israel).

-Comparto lo dicho por Merce Girona. Sí, compraría una obra. A veces he ido a exposiciones sin conocer al fotógrafo y si tuviera dinero suficiente me habría comprado algunas obras. José Javier González, fotógrafo (Madrid, 1956).

-Cuando he podido adquirir una obra que me gusta e incluso sin conocer a su autor la he adquirido. No me importa quién lo hizo, sino la obra en sí. Creo que el conocer a su autor, en algunas ocasiones, condiciona y aleja la objetividad de su compra. Si conozco al autor, me gusta y puedo adquirirlo, aún así lo compro de todas formas. Elicio Martínez Corcuera, pintor (Cobos de Cerrato, Palencia, 1952 - vive en Cantabria).

-Lo mas importante no es el autor. Para mí es lo que la obra sea, cuál sea y de quién sea, te trasmita. Alfredo Rivero, artista (Las Palmas de Gran Canaria).

-Para mí es lo que me diga. Asunción Leiva Repiso, pintora (Montilla, Cordoba, 1958).

-Estoy de acuerdo con los que dicen que comprarían la obra aun sin saber el autor. Yo ya lo he hecho en varias ocasiones. Para mí las obras tienen vida propia. También me compraría una obra si conozco el autor, pero, en principio, primero la obra y luego el autor para mí. Manuel Nieto García, pintor (Santiago de Compostela, La Coruña, 1957).

-Muy bien, Alfredo (Rivero), pues considero que todo lo demás es marketing, DESCONOCIMIENTO, inseguridades y/o hipocresía. Freijanez - José Rodríguez, artista (Málaga).

-Llevo varios días pensando en este tema y, en mi opinión, hay bastantes factores a tener en cuenta. Uno de los más importantes es el precio, directamente relacionado con el poder adquisitivo del comprador, y ambos estarán influidos por los motivos que el comprador tenga para adquirir dicha obra: si lo hace por que simplemente le gusta ó su verdadero interés está influido por la posible revalorización de la obra. Habrá quien pague 30.000 Euris por una obra de un desconocido y quien tan sólo compre las obras que tengan un revalorización segura. Antonio Graell, fotógrafo (Madrid, 1962).

-Conozco una galería de arte en Portugal que está empezando con este concepto para sus artistas. Solo cuando hayas comprado la obra, sabrás el nombre del artista. Voy a exponer con ellos, me parece divertido, diferente y verdadero espiritu de amor al arte. Johanna Speidel, artista (Reutlingen, Alemania, 1961 - vive en Madrid).

-Yo opino lo mismo, si la obra no nos dice nada qué nos importa el autor, de hecho hay autores reconocidos que tienen algunas obras que no son interesantes o bien muy comerciales. Maria Luisa González Gutiérrez, alergóloga (Madrid).

-Me parece una idea, que tal y como están las cosas ya es mucho. Y me parece valiente e incluso pedagógica. Pero precisamente por todo esto veo difícil que prospere. Faustino Ramiro Fortea, artista (Sevilla, 1969 - vive en Alcorcón, Madrid).

-El arte se ha convertido desgraciadamente en un negocio especulativo, como casi todo hoy en día. Prima más la moneda que el contenido de lo que representa ésta. Así que parece en una primera mirada una buena idea la propuesta, pero, también existe la posibilidad de que encontrará encubierto un cierto esnobismo en las formas. Rosa Casellas Salietti, artista (Barcelona).

-La iniciativa puede ser interesante sobre todo para no tener el handicap de no ser muy conocido. Es evidente que cuando te gusta la obra de alguién, te gusta y punto. He entrado en la página de esta galerista y muchos de los artistas deben ser conocidos y cotizados porque los precios son bastante elevados. Fernando Marvilla, artista (Barcelona).

-Si éso me ha parecido también a mí, así que estamos en lo mismo. Por eso me parece una opción encubierta (parece, pero no es). Rosa Casellas Salietti, artista (Barcelona).

-Yo compraría obra sin saber el autor y compraría obra sólo por saber quién es el autor. Una la tendría expuesta donde pudiera verla todos los días y la otra quizá la tendría guardada esperando a poder venderla a quien quisiera exponerla por el hecho de exponer una obra de su autor, o quizá no... Carlos Gascó Martínez, fotógrafo (Valencia, 1969).

-Me parece bien, creo que la obra una vez creada, en cierto modo, ya no sólo pertenece al artista, se convierte en una imagen que cualquiera (artista o no) puede llevar para siempre en su retina o en sus recuerdos, independientemente de quién la haya creado. Seguro que casi todos recordamos algún cuadro que vimos hace tiempo en no sé qué exposición y que nos encantó pero no sabemos quien era el pintor. Nono García, artista (Mula, Murcia, 1972).

-Me gusta la idea de valorar las obras por sus propios méritos, aunque supongo que el precio ya da una idea de si se trata de una firma muy establecida. De todas formas quien compra una obra para tenerla en su casa lo hace porque le gusta sea quien sea el autor y porque el precio le parece bien. Otra cosa es el coleccionista o el inversor. Guillermo Serrano de Entrambasaguas, artista (Madrid, 1940).

-Pero la pregunta del millón es ¿cual es el verdadero valor de una obra como tal sin que la firma del artista influya en el precio? Antonio Graell, fotógrafo (Madrid, 1962).

1 comentario :

BLANCA ORAA MOYUA dijo...

Un tema complejo ya que el arte se mide por diferentes baeremos.
Yo soy artista.
No compro arte, lo vendo y mi pinacoteca está formada por trueques que hago con mis colegas.
No me desharía de una obra ni aunque estuviera en la miseria. Lo he intentado y he sido incapaz.
Adoro mi pinacoteca, está llena de tesoros, no tiene precio.
En cambio mis piezas las vendo encantada.