26 jul. 2011

Sobre el manifiesto posfotográfico y el cúmulo de imágenes

Joan Fontcuberta y Martin Parr están presentes en la francesa localidad de Arlés, donde se celebran cada año Les Rencontres d‘Arlés, con una exposición donde ambos se replantean el papel de la imagen en la era de Internet. Aunque más bien nos hacen a los espectadores plantearnos ¿hacia donde vamos?

Parece que hoy todo vale. Reciclamos, cortamos, importamos, pegamos, transformamos, agregamos contenido gráfico y textual donde queremos. La imaginación es nuestro límite. A nuestro alcance: cámaras, teléfonos con cámaras, escáner o programas de edición de imagen.


Su manifiesto se titula 'From here on (De aquí en adelante)' igual que su exposición. Analizan a partir de los trabajos de 36 participantes los cambios que ha experimentado la fotografía debido a la saturación de imágenes a la que estamos sometidos. Los límites entre el creador y el editor de contenidos cada día están más fusionados. Y ello queda reflejado en la muestra con los trabajos amateurs que presentan, robados de las redes sociales y buscadores de imágenes. (Si queréis conocer más sobre su anterior trabajo 'Reflectogramas', leed el post publicado en el blog Diacrítico).

Si el trabajo de Fontcuberta y Parr en esta muestra, ha sido recapitular imágenes vertidas en Internet, ¿pueden ser en este caso, consideradas sus prácticas de fotográficas?

Y es que si nos movemos por Facebook o Twitter, comprobaremos que muchas personas se pasan el día colgando fotografías de cielos en Instagram o en Twitpic. Fotografías hermosas muchas de ellas, dignas de ser imprimidas y expuestas, al mismo tiempo que documentan un momento, un lugar o una experiencia, antes de convertirse en 'recuerdo'. El 'momento' es insustituible, pero mantienen la imagen digital como recuerdo. Estas imágenes podrían aparecer perfectamente en la sección de información metereológica de los informativos televisivos, para analizar la composición y dirección de las nubes. En un mismo día puedes ver las nubes de Brooklyn, el cielo de Formentera o el de Lisboa, mirarlos como algo más  que una pura instántanea informativa es una decisión particular.

Por tanto, parece que se deviene fundamental guardar una distancia crítica y una mirada sarcástica, para dotar a esas imágenes de un nuevo significado. Y...¿qué es ahora la fotografía? ¿Estamos hablando de la caducidad compositiva o temática de la misma?

Igual es el momento de reconocerlo sin lágrimas. De ser capaces de entender el proceso evolutivo, ya no sólo de la disciplina, sino de su propia raíz creativa que puede ser colectiva, y que puede llegar a ser muy democrática con su expansión. Ahora bien, ¿qué os parece esta afirmación: 'Todos podemos hacer fotografías, pero no todos somos fotógrafos'? El objetivo de la fotografía depende de la ocasión, y una persona puede ser fotógrafa en un momento dado y hacer fotos siete minutos después, sin problema.

Casualidades de la vida, el jueves pasado asistí a un congreso para reflexionar sobre la cultura en Cataluña donde Fontcuberta estaba presente en la mesa de debate 'Cultura Digital'. Hice un par de anotaciones, de esas que se pueden considerar estelares fuera de contexto. Aparte de su habitual 'Hoy todos somos fotógrafos' me gustó su 'Si ya hay millones de fotografías de Barcelona entre Google Imágenes y Flickr, ¿tiene sentido hacer más?'. En un primer momento dudas, es evidente que lo que quieras capturar seguramente ya haya sido capturado, pero por otro lado, y tal como afirmó el genial Màrius Serra, cada momento es único, y el presente es un estado documentable que sólo ocurre una vez y dada su naturaleza cambiante, merece ser capturado.


En dicha mesa de debate, se volvió a afirmar cómo la cultura digital ha trastocado todas las costumbres pasadas en el uso de la imagen, se dejo claro que lo que realmente falta en esta era de la imagen es la reflexión académica, escasa debido en parte a una reducida visión histórica. Las redes sociales favorecen la difusión de las imágenes, pero al mismo tiempo asistimos a una vulgarización de la creatividad, a un 'todo el mundo es fotógrafo'. ¿Realmente queda creatividad y talento en esta cultura de masas? ¿O todo es remezcla? ¿A dónde nos está conduciendo la invasión digital en el mundo de la creatividad? (Roberta Bosco, también presente, fue tajante, este exceso nos conduce hacia la mediocridad). Sea como fuere, os recomiendo un documental que refleja esta incertidumbre creativa con la llegada digital, se titula 'Press Pause Play'. 



2 comentarios :

Mariana Fossatti dijo...

Muy interesante el post Pilar!

Personalmente, desconfío de palabras como "vulgaridad" o "mediocridad" cuando se está intentando hacer el recorte legitimador de una disciplina artística. Se está haciendo eso, precisamente, recortar para investir de legitimidad a determinadas prácticas en detrimento de otras.

Creo que estamos en una época más creativa que nunca en la que sobreabundan las fotografías excelentes. Y si es demasiado para el aparato legitimador, no lo es en cambio para quienes sentimos el arte más cercano, más significativo.

Sin duda, todo esto va a cambiar montones la cara del mundo del arte. Pero no por ello va a dejar de haber obras que son mojón, aquellas de las que se aprende y que hacen a la historia de la fotografía. Pero seguramente hay que esperar a que el tiempo separe la paja del trigo, como en todo.

Pilar dijo...

@Mariana Fossatti. Muchísimas gracias por exponer tu opinión del sector. Recientemente ha aparecido la noticia de rechazo por parte del CoNCA (Consejo Nacional de la Cultura y de las Artes en Cataluña) de la creación del Centro.

http://www.ara.cat/cultura/CoNCA-desaconsella-Centre-Nacional-Fotografia_0_525548001.html