11 nov. 2012

Cynthia Nudel

TAXIDERMIA

El fin que persigue un taxidermista es dar apariencia de vida al cadáver de un animal. Para conseguirlo ha de borrar todo rastro de muerte; ocultar al ojo del espectador aquello que pueda resultar desagradable o que desmonte la ilusión de estar contemplando a un ejemplar que, como por arte de magia, ha sido congelado en pleno movimiento. He decidido que el espectador tenga acceso a las imágenes a través de un agujero que dirige su mirada, una especie de mirilla que oculta deliberadamente el resto de la escena para centrar nuestra atención en ciertos detalles que tratan de deshacer los pasos que ha seguido el taxidermista. Esta especie de taxidermia a la inversa pretende indagar acerca de la fina línea que separa a la materia animada del material sin vida. Con la misma atención por el detalle con la que trabaja el artesano, desandamos el camino para reflexionar acerca de la contradicción que supone el intento de insuflar vida a algo muerto.

Un intento que parece revelar ciertas verdades sobre nuestra condición.

Texto: Cynthia Nudel
Más información sobre Cynthia Nudel
Sección: 26 Domingos de Fotografía SCAN