6 mar. 2008

Concurso de nanoarte

Cris Orfescu es un artista y científico rumano, afincado en Los Ángeles, que ha lanzado a través de la red un concurso de nanoarte donde los internautas pueden votar hasta el 31 de marzo su obra favorita.

El nanoarte, es una nueva disciplina artística que surgió a comienzos del siglo XXI de la fusión del arte y la nanotecnología. El nanoarte utiliza la propiedad, las características, la imagen y el saber del universo nanotecnológico para realizar obras artísticas.

Por ejemplo, un simple copo de nieve o una molécula de sal se acaban convirtiendo en fascinantes formas abstractas, llegandose a manipular por sus autores para convertirse en figurativas.

Orfescu afirma "Creamos obras a partir de la ciencia usando la tecnología" y define el nanoarte, como ‘una nueva disciplina surgida de la intersección entre arte, ciencia y tecnología, basada en microformas, creadas a partir de procesos químicos o físicos representados mediante potentes escáneres o microscopios electrónicos, que permiten la visualización de electrones y átomos’.

"La nanotecnología puede ser muy beneficiosa, pero también muy peligrosa, y la única forma de mantenerla bajo control es el conocimiento. No sólo los gobiernos, los militares y las multinacionales deben conocer sus desarrollos, sino también el público. Llamar su atención a través del arte y la estética es una forma de impulsar el debate sobre el impacto de la nanotecnología en nuestras vidas", explica Orfescu, que ha creado en Internet un concurso de nanoarte.

La segunda edición, que acaba de inaugurarse, reúne 121 obras de 37 nanoartistas de 13 países, que han sido colgadas en Internet para que el público pueda votar antes del 31 de marzo y decidir el ganador. Destacan las obras de Antonia Denkova, Imammeddin Amiraslam, David Derr o Teresa Majerus, entre otros.

"El nanoarte puede ser para el siglo XXI lo que la fotografía fue para el XX. Sin embargo, la profundidad y tridimensionalidad que se obtienen con la creación de imágenes por electrones es mucho mayor que la que se consigue con la fotografía, donde las imágenes son creadas por fotones, es decir, partículas de luz. Los electrones penetran más en la estructura de la materia, por ello las imágenes son más impactante que las fotografías tradicionales", asegura Orfescu.

Más información en: NANOART y Cris Orfescu.