13 nov. 2010

¿Cuál es el límite de la pornografía en el mundo del arte?

Hace dos semanas publiqué 'Los límites del arte bajo censura' con motivo de la censura parcial a la exposición 'Kiss the pass hello' de Larry Clark en el Museo de Arte Moderno de París.

Hoy continuo hablando de censura, en este caso una censura de 'catálogo'.

En Salamanca (España) esta semana se ha hablado profundamente de la censura de catálogos de exposiciones (celebradas en el Da2) que la Fundación Municipal Salamanca Ciudad de Cultura envió a los directores o bibliotecarios de diversos centros educativos con la finalidad de enriquecer sus bibliotecas con catálogos de arte contemporáneo que hasta entonces estaban almacenados. De este modo, la propia Fundación Municipal dejaba a criterio de los docentes el uso de esos catálogos. Pero el partido político PSOE ha considerado que de los 20 catálogos que formaban el pack enviado a los centros, el catálogo de 'Laocoonte devorado. Arte y Violencia política' junto con algunos recientes de muestras sobre artistas salmantinos como Fernando García Malmierca, Alberto Martín, Hugo Alonso, etc. hacen apología de la violencia y la pornografía.


Centrémonos en dos aspectos, la comunicación tergiversada y el papel del arte contemporáneo en la educación.

Una comunicación basada en titulares como:

"El Ayuntamiento envía a colegios catálogos con imágenes violentas y pornográficas"

"Polémica en Salamanca por un catálogo infantil con fotos 'porno' y favorables a ETA"

"El PSOE denuncia que escolares de doce años reciben catálogos con imágenes violentas"

Desde luego, con estos titulares, cualquiera podría poner el grito en el cielo, dada la afirmación de los mismos, pero descifremos estos titulares...

Los catálogos no se enviaron a escolares, sino a los docentes y bibliotecarios, que son quienes deben decidir el uso de los catálogos en función de la edad y objetivos académicos de los alumnos.

Las imágenes no son como tal pornográficas o favorables a ETA, sino que, de nuevo, nos encontramos ante una información sacada de contexto. En los medios de comunicación se han presentado extractos de imágenes, buscando un significado que diera soporte a esos titulares y a sus tergiversadas interpretaciones. Pero por ejemplo, la exposición 'Laocoonte Devorado' se posicionó como ejemplo claro contra la violencia de todo tipo y las imágenes no se mostraron aisladas como han aparecido en los medios de comunicación, sino junto con 'Los desastres de la Guerra' de Goya, para mostrar que los artistas a lo largo de la historia se han posicionado frente a las injusticias y barbaries de su época. Además en aquella exposición el taller educativo tuvo como objetivo la resolución de conflictos de modo no violento. También se ha hecho mención de las imágenes de adolescentes fumando o bebiendo en el catálogo del finlandés Jouko Lehtola, las cuales formaron parte de una exposición que mostró la ritualidad de los comportamientos en los adolescentes europeos. Un catálogo donde no se exaltó esos comportamientos, sino que mostró una reflexión crítica respecto a los mismos y una gran sensibilidad por parte de Lehtola, cuyo hermano murió a consecuencia de la droga. En este caso, el taller educativo se centró en plantear alternativas de ocio saludable frente a lo que mostraban las duras imágenes del artista.

Según algunos medios de comunicación, diversas asociaciones de padres exigen que el material sea utilizado bajo supervisión del profesorado y otros centros han optado por retirarlos y evitar así que lleguen a manos de sus alumnos.

¿?
Apaguemos la televisión.
Cerremos sesión en el ordenador.
No leamos más.
No salgamos a la calle.
No aprendamos historia.
¿El mal esta ahí fuera?

No me puedo creer que constantemente desde la política y los medios de comunicación nos quieran vender ideas de progreso y de nuestro camino hacia una sociedad más liberal, hacia una sociedad del conocimiento 'libre', etc. Me pregunto como va a ser eso posible si aún algunos centros educativos no son capaces de crear espíritus críticos en sus propias aulas y optan, por la solución fácil, la eliminación de todo aquello que puede darles ideas malas...

Oh, sí, ideas malas... ¿Acaso en la televisión no aparecen escenas violentas y pornográficas, incluso en programas enfocados al público infantil o en el llamado 'horario infantil'? ¿Acaso no se quiere hacer el esfuerzo por parte tanto de los docentes como de los padres por una actitud pedagógica y social, una actitud que les enseñe a ser críticos y a saber diferenciar lo que esta bien de lo que esta mal? ¿Hasta cuando vamos a quedarnos en el arte de Velázquez, aprobando con buenos ojos, eso sí, las Bacanales de Rubens, el cuerpo desnudo del David o la Venus de Milo? ¿Cuál es el límite de la pornografía en el mundo del arte? ¿Qué hay más violento que 'Los Desastres de la Guerra' de Goya?



La gran mayoría de los centros que han recibido estos catálogos, son centros asiduos a la programación educativa del Da2, y por tanto, centros que han mostrado sensibilidad hacia el arte contemporáneo allí expuesto. Además tal como ha divulgado el coordinador de la programación del Da2, Javier Panera en su comunicado de prensa, el centro recibe semanalmente visitas por parte de escolares que participan en sus talleres y programas educativos, y por parte de los docentes, demanda de catálogos o ampliación de las exposiciones.

Las últimas noticias, vienen por parte del Instituto de Arte Contemporáneo, que ha rechazado la utilización política de los catálogos del Da2, y confía en el criterio de los directores y bibliotecarios tal cómo explica en su comunicado:

Estimados Sres.,

el Instituto de Arte Contemporáneo, asociación que agrupa a más de 300 prestigiosos profesionales del arte actual (artistas, críticos, docentes, comisarios, directores de museos, galeristas, coleccionistas, gestores culturales y editores) desea manifestar su rechazo ante la utilización política que se ha hecho del envío de los catálogos del Da2 a los centros de enseñanza. Nos parece necesario y loable que las instituciones culturales difundan sus actividades y sus publicaciones, y confiamos en el criterio de los directores y bibliotecarios de esos centros de enseñanza para determinar qué material puede ser inadecuado para los alumnos, dependiendo de sus edades. Es necesario que los niños y los jóvenes conozcan, con la guía de sus profesores y de los equipos didácticos de los museos y centros, toda la complejidad del arte de hoy. En primer lugar, para su enriquecimiento cultural y, en segundo, para que aprendan, a través de la mirada crítica de los artistas, a formar un criterio independiente ante lo que ocurre en el mundo.

Atentamente,
Junta Directiva del Instituto de Arte Contemporáneo


De nuevo, un partido político en pleno siglo XXI quiere censurar y prohibir la libertad de expresión, en este caso, la libertad de expresión en las artes visuales, mutilar la formación en arte contemporáneo, volver a la quema de libros hitleriana, a la pérdida del conocimiento, a la censura pública de contenidos (¡ya vistos por los escolares!). Quememos catálogos, carguémonos grandes clásicos literarios y cinematográficos, destruyamos gárgolas catedralicias, cerremos canales de televisión enteros ¡todo a la hoguera! ¡Avivemos la censura del siglo XXI!

¿Hasta donde puede llegar la estupidez humana sumada a un posicionamiento político?

¿Qué se persigue? ¿Un arte 'para escolares'? ¿Un arte no-contemporáneo? ¡Un arte censurado! ¡Mutilemos cualquier pensamiento!

Desde aquí mi más sincero apoyo al equipo del Da2, a los que agradezco por un lado, sus propuestas innovadoras tan premiadas y alabadas nacional e internacionalmente, y en segundo lugar, su interés por hacer del arte un instrumento educativo y un dispositivo de reflexión ante los problemas del presente.

9 comentarios :

Anónimo dijo...

http://www.publico.es/culturas/346442/la-provocacion-es-buena-para-el-capitalismo

marian dijo...

Al parecer es el DA2 quién se deshizo de los catálogos (valorados en cientos de miles de euros) enviándolos a la Fundación Municipal Ciudad de Cultura. Desde ahí, sin más explicaciones, decidieron obsequiar a los diversos centros educativos de Salamanca con lotes de catálogos.
Los profesores de los colegios cuando hemos recibido el material no hemos sabido cómo presentárselo a los alumnos, en qué contexto, cómo introducirlo en la clase.
Hubiese sido más adecuado el reparto en el propio DA2, previa explicación, por parte del personal preparado para ayudar a los niños a interpretar el arte contemporáneo.

Interesante diálogo
http://psoesalamanca.es/fpablos/2010/11/11/asi-no-javier-panera
en el que el PSOE no se opone a la entrega de esos catálogos y en el que se deja entrever que el PP sí se avergüenza. El director del DA2, sobre el que nadie decía nada, salió en defensa del quién le mantiene, que es quién ha metido la pata.

Pilar dijo...

@Anónimo. Gracias por el link!

@marian. Fue la Fundación Municipal perteneciente al Ayuntamiento, no el propio DA2 tengo entendido quien decidió darles mejor uso a los catálogos y repartirlos por los centros educativos, sin ninguna mala idea, obviamente sin querer generar esta polémica, y con la misión de dar respuesta a las peticiones de los propios docentes que visitaban el centro de arte. Cierto es, por otro lado, que deberian acortar el tiraje y así no tener que regalar los catálogos y si algún centro educativo los quiere que invierta en ellos, y por tanto menos gasto en las arcas municipales. Crees conveniente recibir un catálogo con un manual de instrucciones de su uso? No es el personal docente con años de trayectoria y conocedor de las exposiciones capaz de saber qué debe o no debe mostrar a sus alumnos? No es acaso el personal docente de arte o plástica quien debe abrir nuevas miradas a los alumnos en arte contemporáneo, que es el arte de su entorno? No debe acaso el personal docente facilitar la formación de una mirada crítica en el alumno actual y adulto del futuro?

Yo desde luego si fuese profesora de un centro que ha recibido estos catálogos estaría encantada, y no te estoy diciendo que ya desde la clase de mañana tengas que presentar ese material a los alumnos, pero sí más adelante, acorde al planning temático de tu asignatura, y sobre todo, porque es un material que puede ser tratado más allá de la clase de arte. Por ejemplo al hablar de conflictos en la clase de ética y buscando la resolución de conflictos de manera no-violenta se podría trabajar con ese material. Tu propuesta de reparto en el Da2 no me parece mal, pero piensa lo que te he planteado antes. El Da2 puede explicar más en profundidad cada catálogo, pero ha de ser el docente y según sus criterios, el que introduzca (si quiere) esos contenidos en las clases, 'cada maestro tiene su librillo'.

Obviamente el director de la programación del Da2 ha salido en defensa del centro al que representa al ver los titulares publicados donde se hacia referencia a las exposiciones que el mismo ha comisariado o co-comisariado.

Saludos, Pilar.

cleo dijo...

Los medios de comunicación cada vez me dan más verguenza. Es imprescindible enseñar a los niños (y a los mayores) a ser críticos con ellos.

Sarall dijo...

En referencia a los dos últimos artículos sobre la censura en el arte contemporáneo, hay una diferencia de grado abismal entre "prohibir la libertad de expresión" y calificar un material como no apto o recomendado para menores.

marian dijo...

Los catálogos se han enviado a centros de Educación Infantil y Primaria. ¿Alguien sabe qué edad tienen esos niños?. Pues sí, no son niños de la ESO (adolescentes) que ya tienen formación suficiente para no pensar que sólo con plastidecor se hace arte.
Un manual de instrucciones no. Pero en el Centro de Arte, o en la propia Fundación, deberían editarse materiales didácticos para poder presentar estos catálogos ante los niños.
Es la diferencia ante las visitas guiadas a esas mismas obras de arte y la entrega en frío de esos catálogos.
Creo que el debate se ha orientado hacia el clamor anti-censura para proteger al mundo del arte ante la falsa percepción de que éste estaba siendo atacado. Todo lo contrario, lo que se reclama en la edición de materiales complementarios. A niños de infantil y primaria no se les puede entregar el mismo material que a un adulto o por lo menos sin unos ejercicios para su interacción, una guía explicativa... que los adultos no necesitamos.

Anónimo dijo...

Hola Pilar, soy Silvia Janto, desde Chile. Acabo de desubrir tu blog, me parece excelente!!!

Al respecto de este post, decirte que no me puedo creer que aún en españa tengan este tipo de acontecimientos. Como docente de la escuela primaria comparto tu opinión y estaria agradecida de recibir esa informacion para enseñar en mis clases. Desde luego los politicos y la educacion van por trayectos muy distantes, pero a traves del arte hemos de conseguir que establezcan lazos de fraternidad. Y leo a sarall y no comparto su opinión, censurar un material es prohibir la libertad expresiva del alma creativa que la realizo.

Te seguire leyendo seguido pilar, una vez mas gracias por tu espacio.

Silvia Janto desde Santiago de Chile

Iraide dijo...

Mi modesta opinión:
Supongo que el Arte Contemporáneo no se contempla, desde casi ningún lado, como algo serio. ¿¡Que un artista quiere manifestar su indignación ante una injusticia!? ¡Qué va! "lo único que hace es pasárselo bien" "reírse de nosotros", "hacer Arte".
Pienso que se ve al Arte actual como algo frívolo, cínico... y ni qué decir tiene que la mayoría de la gente no está preparada para entenderlo, ni siquiera para mirarlo.. Quiero decir... sí, hay multitud de visitas en los museos; está "de moda" ir a un museo aunque no entiendas lo que ves (no tanto a las galerias de arte, donde parece que sigue dando "miedo" entrar, al menos aquí) y en los museos, la gente exclama y se entusiasma porque ha visto un "picasso" un "miró" un "cezanne" ... eso está muy bien, pero en cuanto al estudio, desarrollo, motivaciones etc que hay detrás de muchas de las obras de arte contemporáneo de hoy en día... saben, sabemos, poco. Por eso es fácil escandalizarse, llevarse las manos a la cabeza... pretendemos ser muy modernos y no entendemos nada.
La verdadera pornografía está en la calle, pero claro, eso lo vemos todos los días, casi nos hemos mimetizado con el escándalo público... y a mí eso es lo que me asusta.
Por lo demás, cualquier tema, cualquier material, sea del tipo que sea, da para una clase, da para mostrar lo que se debe y no se debe hacer.

Pilar dijo...

@cleo. 100% de acuerdo. Gracias por ser capaz de plasmar tanto en una sola frase :)

@Sarall.Libertad de difundirlo, censura para menores que ya lo habían visto...

@marian. Supongo que a lo que te refieres a trasladar los talleres educativos de cada exposición al papel y adjuntarlo a los catálogos? A modo de libro/manual de uso? Muchos centros y alumnos ya han podido ver en directo las exposiciones, no es tan en 'frio'... La tarea de educación en arte contemporáneo, no es sólo y exclusiva del museo, el docente ha de hacer el esfuerzo de abrir la mirada de sus alumnos y hacerle cuestionamientos ante el propio arte y lo que se esta desarrollando actualmente en el ámbito visual.

@Anónimo/Silvia Janto. Bienvenida y gracias! Y sí, aunque parezca mentira, en España siguen pasando cosas así...

@Iraide. El arte actual se ve así porque fastidia ver la cruda realidad plasmada de ese modo. Queremos que el arte nos muestre algo totalmente diferente, con el que no tengamos ningún tipo de relación, como un retrato barroco, porque ver escenas de instituto en una fotografía, un vídeo, una pintura con el rostro de Warhol,etc. lo vemos demasiado cercano y por tanto no lo vemos como arte. Pensamos que el arte ha de estar alejado, como algo sobrenatural, y por ello la actitud que cómo tu comentas se tiene del contemporáneo como algo cínico. Creo que el estudio del arte contemporáneo SIEMPRE ha sido igual. Es decir, de Warhol se ha teorizado después, de Velázquez buena parte también después de su muerte, de Beuys igual...ahora estamos acortando, llegando a hablar de Hirst estando vivo, pero sin una mirada distante que nos permita analizar su 'carrera'. Cuesta mantener una distancia con algo cercano, a la par que cuesta entender esa cercanía como arte. Cómo comentas, la pornografía de calle esta asumida, pero pasarla a un contexto diferente como una fotografía de ello en un museo provoca el escándalo, tendríamos que analizar por qué nos escandaliza, por qué cerramos el concepto de museo, etc.