20/5/2012

Florencia Rojas

Existe un pequeño punto donde muchas líneas convergen. Éstas son las delgadas líneas que separan dualidades tales como dolor y placer, criogenia y vida o belleza y horror. Ahí, tambaleándose, buscando el equlibrio, se encuentran mis personajes.
 
 





Georges Bataille sostuvo la hipótesis de que existe una íntima relación entre la pulsión sexual y el instinto de muerte, esto es el ya conocido drama de Eros y Thanatos. Aquí está el punto de partida de una carrera de fondo en la que he ido destilando poco a poco este drama.

 

 


Mi trabajo es autobiográfico, subjetivo, mentiroso y femenino. Universalizo cada estado, hago apología de ello, llego al extremo y luego cambio de bando. En esos extremos que se rozan me posiciono, en la sutileza del encuentro de los contrarios, a medio camino de todo.

Esculpir personajes a mi antojo, quitarles la voluntad y la conciencia hasta convertirlos en bodegones humanos. Yo soy todas esas caras, y las entrego, como se entregan los animales muertos a la hora del sacrificio.




Más información sobre Florencia Rojas
Texto: Florencia Rojas

2 comentarios :

Ciuco dijo...

Florencia, cada día me gusta m´ças tu trabajo. Ciuco

Pilar dijo...

@Ciuco. Hola Ciuco, bienvenido a este blog y gracias por el comentario hacia el trabajo de Simona.

Un saludo, Pilar.