17 mar. 2008

Artista del mes: Marvilla

Huellas digitales.

No deja de resultar curioso como hoy día un artista es capaz de pintar con óleos, acrílicos, acuarelas o témperas con tanta soltura como con el ratón de un ordenador. Un ejemplo de este hacer polifacético es Marvilla.

Ahora bien, descubramos cómo surgió todo. La historia podría ser común: investigando, probando, y aunque al principio los resultados no son los esperados, poco a poco la calidad aumenta. Pero esa no es la historia de Marvilla. Su historia es ‘única’ dado que él antes de pintar ya dibujaba con el CorelDraw. Y no lo ha abandonado, simplemente ha ido caminando y probando otras opciones tales como PhotoShop, témperas, gouaches, óleos, etc. El resultado son obras llenas de originalidad, color, abstracción y formas sinuosas.

Los programas informáticos los emplea de dos modos: para crear desde 0, como hace con sus paisajes o para transformar desde algo ya creado, como hace en sus obras virtuales.

Los paisajes virtuales son atmósferas inventadas que realiza con ayuda de un programa informático, donde tras insertar una serie de coordenadas y de modificar algunos parámetros se pueden conseguir resultados tan espectaculares como los siguientes:






También es interesante ver como crea las obras virtuales, hace un particular reciclaje partiendo de fotografías, ya sean de viajes, de personas, de objetos, en definitiva son fotos que le llaman la atención y que emplea ‘como base’ de su futura obra. Estas fotografías adquieren una nueva dimensión totalmente diferente tras ser tratadas en Phostoshop o CorelDraw, con sus filtros, capas, etc, un mundo lleno de bits y de píxeles que confiere a la imagen una nueva vida, un nuevo aspecto digitalizado. Curiosamente desconoce el resultado final. Nunca sabe cómo quedará la transformación, y es ahí precisamente donde radica la gran artisticidad, el jugar a un juego donde no se sabe quien ganara ni si la fotografía fue realmente apropiada o no. Aunque el mismo Marvilla asegura que “también ha habido muchas que no me han gustado o convencido”. Por ejemplo partiendo de una fotografía de un tranvía en el Paseo Marítimo de La Coruña, la transformación se titula “Homenaje a Van Gogh”, título dado a raíz de darse cuenta que el resultado estaba próximo a la paleta del holandés: lilas, amarillos, además algunas formas sugerían sus lirios o las luces de sus cuadros nocturnos. Esta es la ‘magia’ de crear algo sin saber el resultado final.


















A menudo se tilda de ‘no-arte’ a aquello donde interviene la tecnología. No hace falta citar la lucha de la fotografía para entrar en el mundo del ‘arte’, pues bien, hoy, en pleno XXI el conflicto reside en los ordenadores. Mucha gente considera que no es arte, porque ‘lo ha hecho una máquina’, error, error, error. Hace casi un siglo ya Duchamp peleó con su ‘Urinario’ y rompió cualquier barrera. Hoy esa pieza no es rebatida. Ahora toca el turno de debatir el arte tecnológico. ¿Habrá que esperar casi 100 años para que no se ponga en duda su ‘artisticidad’?

1 comentario :

Camosi artedigital dijo...

POr fin voy encontrando despues de mucho buscar personas que sienten y practican este arte (no tengo dudas de que es arte) Sin falsa modestia. Algunos de mis trabajos en www.arteyfotografia.com.ar/8012/fotos/
Gracias por el espacio