18 ago. 2008

20 años de Tracey Emin

Supongo que 'era la hora'. El Scottish National Gallery of Modern Art acoge una retrospectiva sobre Tracey Emin, que por insólito que parezca, nunca había gozado de tal privilegio.

Esta primera retrospectiva de la polémica y autobiográfica artista londinense acoge sus obras más significativas, entre las que destaca su famosa obra 'My bed' con la que obtuvó el Turner en 1998 y compuesta de sabanas sucias, tampones, preservativos usados, paquetes de cigarillos, una botella vacía de vodka, etc. También los visitantes podrán conocer 'The Perfect Place to Grow' o 'Exorcism of the Last Painting I ever made', aparte de su serie de mantas con textos cosidos del tipo "Ven a mí. Cada vez que siento amor, pienso, Cristo, me van a crucificar, así que cierro los ojos y me convierto en la cruz, algo tan hermoso".









Toda la producción de Tracey Emin gira en torno a su persona. Del mundo exterior solo muestra lo que la afecta, lo que la convierte en víctima. Tracey ha reconocido que su obra se centra en su vida y experiencias personales, lo que ha provocado que algunos críticos y expertos la tilden de egocéntrica y/o exhibicionista. Esta teoría se ve reforzada teniendo en cuenta las fotografías donde aparece pintando totalmente desnuda en su estudio, con una pierna escayolada o mostrando sin ningún rubor sus partes íntimas en imágenes captadas con Polaroid.

La exposición estará en Edimburgo hasta el 9 de noviembre, posteriormente será acogida por el CAC de Málaga.

*Los menores de 16 años han de ir acompañados de un adulto para visitar la exposición.

No hay comentarios :