10 jul. 2011

Ares Molins

Darrera aquell ull, només existia una cabellera immensa que la convertia en un ciclop capaç de captar la realitat de forma quadrada i enrarida. Tota la llum en aquell cub, on la vida quedava fragmentada en quadrícules que la feien retallable.   

Buscava coses que no existien fora de la seva pell: fantasmes espantats o instants a punt de desaparèixer. Col·locava els bodegons amb la delicadesa d'un mim a punt de morir, disposant l'espai per a l'eternitat. Al voltant, l'ambient semblava aguantar-se l'aire per no moure-li les pestanyes que li podrien distreure la mirada.   

Quan l'escena finalment va estar llesta, el seu polze i índex van acariciar el piu giratori. Era el moviment de qui remena una olla diminuta, que era la rodeta que feia avançar la pel·lícula, provocant en el silenci, un so tan eixordador com un tren sobre uns rails rovellats de tant antics com eren. En acabat, com l'arribada a una estació abandonada amb un rellotge sense agulles: el so impecable del disparador atrapant aquell instant”.

(fragmento de descripción realizada por Alba Dalmau Viure)


Quizás sí que al más puro estilo cyborg, hazaña de la carcasa de mi cuerpo y el chasis de la cámara, voy arriba y abajo fotografiando una realidad que no existe. 

Quizás sí que no hago las cosas si no es con laboriosidad y con toda la delicadeza que conozco. Soy puramente manual. Me conmueve revelar los secretos de los negativos y el tacto del papel. 

Me gusta pensar que la gente es tan libre de interpretar lo que hago, como yo de hacerlo o, más bien funciona a la inversa: la gente es tan libre de hacer como yo de interpretarla. Parto de historias cotidianas y sencillas, las recorto, las hago nudos y las cambio. 

Cuando sea grande, quiero no tener ni idea de qué ser cuando lo sea más. Me parece lo más justo.

“La gracia de todo está en el misterio”. Josef Sudek.

 

Más información sobre Ares Molins
Textos: Ares Molins y Alba Dalmau Viure