27 abr. 2014

Nightwatching #Arteenelcine

Quinto domingo de la sección #Arteenelcine

Nightwatching
Peter Greenaway
2007


Una conspiración en la ciudad de Amsterdam plasmada en un lienzo

Comienza la película con Rembrandt (interpretado por Martin Freeman) sumido en una pesadilla donde le golpean y amenazan con cegarle, hasta que aparece Hendrickje (papel interpretado por Emily Holmes), una de sus sirvientas que le calma y deja entrar la luz de las ventanas del estudio-dormitorio donde ocurren gran parte de las escenas de la película. 

Rembrandt le pregunta a Hendrickje: "¿Cómo describirías el color si estuvieras ciega?", juntos definen el rojo como el color de la sangre, espeso al tacto, cálido y duro cuando se endurece, en definitiva, un color con tacto. También definen el amarillo como el color del sol, un color con olor generalmente desagradable, transparente y líquido.



Rembrandt está casado con Saskia (interpretado por Eva Birthistle), el primo de ésta es quien gestiona los encargos de Rembrandt llevándose sus correspondientes comisiones. Saskia indica que lleva ocho años gestionando los encargos de su marido, y ahora será ella quien se encargará. Uno de los encargos en los que Saskia insiste para que su marido realice es el eje central de la película: el encargo de realizar un retrato de grupo de la milicia de arcabuceros de Amsterdam. En un principio Rembrandt reniega del encargo, pero finalmente acepta pensando en los beneficios económicos que podría reportarle y en el futuro de su hijo Tito que viene en camino.

El precio del cuadro

En la siguiente escena Rembrandt recorre el salón de la milicia donde con gran sentido del humor va tasando las obras realizadas anteriormente por otros pintores del siguiente modo: figura de cuerpo entero a 100 florines, medios cuerpos a 50, bustos a 25, y elementos excepcionales como patos o vegetaciones también tenían su correspondiente incremento de precio. De esa manera tasa uno de Van der Helst en 1375 florines sumando todos los componentes del mismo.


En la gran sala ya han reservado un espacio para la obra de Rembrandt, quien señala que necesita primero dibujar a todos los retratados e indica que necesita al menos nueve meses: "Quiero nueve meses, la duración de la gestación humana, si es lo que lleva hacer un niño, llevará lo mismo pintar un ejército".

Tres amores: Saskia, Geertje y Hendrickje

A lo largo de la película Greenaway plasma las tres relaciones amorosas que Rembrandt mantiene. 


En primer lugar con su esposa Saskia, a la que retrató en múltiples obras y por la que sentía especial devoción. Juntos, y gracias al primo de ella, empezó a recibir encargos. 

Greenaway muestra a Rembrandt y Saskia de frente y diciendo a la cámara: "Estos somos Saskia y yo", cómo si fuera un videoblogger narra cómo se conocieron, cuál fue la primera impresión que le provocó, etc.


Durante el parto de Tito, Rembrandt quiere retratar a Saskia quien le grita que se vaya del cuarto, no está dispuesta a que su cuerpo pariendo aparezca en 1.000 grabados que se venderán por toda Holanda, por lo que Rembrandt se dirige a la azotea a esperar la llegada de Tito. 


Tras el parto Saskia enferma gravemente, pero Rembrandt no quiere pensar en la idea de perder a su gran amor. Un día, mientras Saskia duerme y Rembrandt la está dibujando, Saskia fallece: "Acepto que estés muerta, este dibujo dice que aún respiras". 


Durante el funeral, se muestra un Rembrandt totalmente abatido por la muerte de su esposa. Un funeral en el que el pintor acaba discutiendo a voces con el capitán de la milicia por el encargo del retrato de grupo.


La segunda pareja del pintor es Geertje (interpretado por Jodhi May), la partera y niñera de Tito. Tras la muerte de Saskia, Rembrandt se siente solo y acaba cayendo en los brazos de Geertje. La presenta también como a Saskia, de frente, indica que es una viuda profesional que le empezó a gustar cuando un día la sorprendió desvistiéndose. Posteriormente se revela el tormentoso pasado de Geertje y su infertilidad. Mantienen una tormentosa relación que impide a Rembrandt pintar y éste le acusa de no cuidar bien de su hijo Tito.


Por último Hendrickje, mientras Rembrandt la está retratando le confiesa que está enamorado de ella, veinte años menor que él. Hendrickje ha sido siempre una doncella ejemplar, por ello comienza contandole un secreto, que ha tenido un ojo vago toda su vida, pero no puede decirlo porque estaría acabado como pintor, pero indica que en realidad ese ojo sólo estaba esperando a verla a ella, a ver un milagro. Vuelve a repetir la escena de presentación ante las cámaras como hizo con Saskia y Geertje, citando diversos momentos que han pasado juntos desde que con 13 años ella le lamió el ojo quitándole la pólvora que tenía tras un error en un tiro.



La azotea: conversaciones con Marieke

Sorprenden las escenas de la azotea donde Rembrandt habla principalmente con Marieke, una criada de 9 años que se revela como un ángel, y le acaba diciendo que Saskia y él serán enterrados en iglesias diferentes. 

A través de las continuas conversaciones que va teniendo con Rembrandt, se revela que es hija ilegítima de Kemp, uno de los miembros de la milicia. Ella se niega a mantener relaciones sexuales como su hermana Marita hasta que no sea una mujer. 

Aparece representada en el cuadro junto a su hermana, lleva una jarra de agua, aludiendo a la jarra de agua hirviendo que le lanzaron a su hermana al rostro por ser infiel y que provoca que siempre tenga el rostro oculto.



El proceso de creación de su gran obra (*)

Para la realización del retrato colectivo Rembrandt contrató modelos para que los personajes principales no tuvieran que posar durante mucho tiempo. Estas escenas de creación, son siempre bastante caóticas, llenas de discusiones entre los propios personajes "No posaré para un cuadro que apoya a la monarquía, odio a los Orange" e incluso lleno de jocosos comentarios por parte de Rembrandt "Haré un cuadro de la milicia fingiendo que son grandes soldados". Rembrandt conocía la verdad de cada uno de los milicianos, por ello critica a Kemp por utilizar el orfanato como si fuera un burdel, a otro por no saber sostener el arma, etc.


Mientras está realizando la obra, llega la noticia de que Hasselburg ha sido disparado en un ojo y ha fallecido. El resto de representantes indica que al morir un miembro, se tiene que hacer un cambio en la escena, incluso se podría cambiar de pintor. Se burlan de Rembrandt preguntándole si realmente es un caballero a lo que el pintor responde "Si no lo soy, puedo hacer que cualquiera lo parezca".

El momento cumbre de la película es cuando Rembrandt presenta el cuadro ante la milicia. Para ello, acompañado de varios personajes se pregunta cuál es el sonido del cuadro: tiros, voces, etc. De repente un tiro de mosquete indica que es el sonido real del cuadro mientras les acusa abiertamente del  asesinato de Hasselburg, que aparece apuntado por un mosquete en la obra.




A continuación Rembrandt recibe múltiples críticas, acusaciones, insultos y burlas por parte de los miembros de la milicia. En primer lugar le indican que no ha cumplido los términos del contrato, donde 18 miembros habían pagado para verse representados apropiadamente en un retrato, y no había sido así. Indican que falta gente y que Rembrandt se ha tomado la licencia de incluir a otros que no se entiende quiénes son. Una de las grandes críticas que recibe Rembrandt es haber pintado a los personajes como actores, y no como grandes soldados, esto se ve reflejado en sus poses o en el modo de coger las armas: "Se supone que somos la milicia que va a defender la ciudad y parecemos actores desempleados probándose vestuario".

Entre todos acuerdan quemar el cuadro y acabar con la reputación de Rembrandt. Le indican que al intentar acusarlos había realizado una necia y sucia caricatura que todo el mundo olvidaría y que la justicia no sería posible porque Hasselburg estaba muerto, había sido una muerte accidental durante unas prácticas de tiro.

Posteriormente la milicia se reúne a solas y el capitán les indica que tienen que mantenerse unidos porque si los ciudadanos descubren el asesinato estarán arruinados. Acuerdan colgarlo en la sala principal de la compañía y todos mostrarán estar conformes con la obra. También acuerdan darle un escarmiento a Rembrandt, cegarle, atacar su casa, quemarlo, desacreditarlo, humillarle, etc. para que regrese a su Leiden natal y en cinco años puedan descolgar el cuadro, mandarlo a limpiar y nunca más volverlo a ver.

En una de las últimas escenas, aparece el primo de Saskia para pagar a Rembrandt, le confiesa que no ha estado bien su arrogancia al aprovechar un encargo para pintar un asesinato y no será perdonado por la compañía.


Todos esperaban algo más de Rembrandt, una pintura más universal y duradera, pero en realidad lo que había plasmado era un momento congelado de teatro, había detenido la obra en plena acción, había pintado una realidad, pero la compañía no quería eso. No querían cargar mosquetes o dar órdenes, únicamente querían estar quietos y que el público les mirase con sus espléndidos trajes, como se venía retratando en las décadas anteriores. El error de Rembrandt había sido fingir que las personas del cuadro no sabían que estaban siendo observadas, como actores -personas entrenadas para fingir que no la observan-, por tanto todas las figuras son actores y no personas de verdad. Rembrandt había sido demasiado imaginativo, se había tomado demasiadas licencias, y el resultado era un cuadro falso, un engaño, una falta de honestidad, una obra de teatro. Incluso, se había retratado dentro del lienzo, como la persona que sabía la verdad, un pequeño rostro entre dos miembros de la compañía, mirando a uno de ellos.


Los conspiradores de Banning Cocq sabían que habían sido acusados con razón y para ocultar su culpabilidad inician una campaña de venganza para destruir gradualmente la reputación y riqueza de Rembrandt. Concretamente, acuerdan que tras la presentación de la obra, provocarán que Rembrandt regrese solo a casa sin ninguna doncella, al llegar le golpean por todo el cuerpo. Apaleado y tirado en el suelo, aparece Hendrickje que le anuncia que está embarazada y le lame de nuevo los ojos para curarle las heridas.

La película acaba por tanto con la misma escena con la que comenzó, con la excepción de que la pesadilla se ha convertido en real. Rembrandt ha sido golpeado por la miembros de la milicia, y finalmente Hendrickje aparece para curarle.


Tras Nightwatching, Greenaway escribió y realizó el documental "Rembrandt's J'Accuse" (2008), -ver documental completo aquí- una secuela o complemento de esta película donde aborda de nuevo la creación de este cuadro y su relación con el prematuro fin de la carrera de Rembrandt.


5 puntos clave de Nightwatching:

· La contemporaneidad de las escenas de Rembrandt presentando a Saskia, Geertje y Hendrickje.
· La escena de la valoración del cuadro en florines dependiendo del tamaño de las figuras representadas.
· El personaje de Rembrandt, de hijo de molinero a reconocido pintor, esposo, protector de sus sirvientas y padre. Personaje rebelde y sin pelos en la lengua ante los encargos que recibe.
· A lo largo de toda la película la iluminación es ejemplar y nos adentra en la pintura de Rembrandt.
· Diálogos y vestuarios, ambos son teatrales y barrocos durante toda la película.



* “La ronda de noche o ronda nocturna” es el nombre con el que se conoce a esta obra pintada entre 1640 y 1642, aunque el nombre original es “La compañía militar del capitán Frans Banning Cocq y el teniente Willen van Ruytenburg”, sin embargo en el siglo XIX tanto la crítica francesa como Sir Joshua Reynolds interpretaron la escena del cuadro como nocturna, debido a que el cuadro estaba muy deteriorado y oscurecido por la oxidación del barniz y la suciedad acumulada, resultando complicado distinguir a las figuras. Tras su restauración en 1947, donde se eliminó el barniz se descubrió que en realidad la escena no es nocturna, sino de día, en el interior de un portalón en penumbra al que llega un potente rayo de luz que ilumina a los personajes retratados. Actualmente se puede contemplar en el Rijksmuseum (Ámsterdam).

Sección: 30 Domingos de Arte en el cine 


No hay comentarios :