15 jul. 2014

El blogger de arte del futuro será un knowmad

Ayer publicaron en PAC: Plataforma de Arte Contemporáneo, dentro de la sección "Ensayos ABSOLUT by PAC" mi artículo sobre el perfil del blogger de arte del futuro.

Aprovecho para compartirlo también aquí con vosotr@s :-)

El blogger de arte del futuro será un knowmad 
Por Pilar DM (El Dado del Arte)

Comencemos por definir qué es un blog. Un blog es un espacio digital que a modo de diario permite compartir información multiformato a través de diversas entradas llamadas post, apareciendo primero el último publicado. El autor de un blog se denomina blogger, pero no hay un grado universitario que certifique sus habilidades como blogger, estas habilidades se demuestran y adquieren con dedicación y sobre todo, con tiempo. 


Haciendo un poco de historia, observamos que los primeros blogs datan de finales de los noventa, pero el primer boom de dichas plataformas no fue hasta el año 2002, con la aparición de los primeros manuales al respecto y la percepción de que era un formato diferente a las convencionales prácticas periodísticas. Sin embargo, en España, y concretamente en el mundo del arte, hay que esperar hasta 2009 con las sesiones tituladas “Redes de Arte” [1] conformadas desde la plataforma Arte10.com para poner una fecha de inicio al boom de los blogs de arte. Desde aquellas sesiones, el concepto blog de arte se ha popularizado, se han abierto numerosos blogs sobre esta temática y se han realizado otros encuentros donde se les tenía presente. 

Detrás de estos espacios digitales, nos encontramos generalmente con personas con formación universitaria, mayoritariamente Historia del Arte o Bellas Artes y con una edad comprendida entre los 20 y los 40 años de media. Cada una de estas personas tuvo en su momento diferentes motivos para abrir un blog, sin embargo todos deberían tener claro el para qué lo abrieron o para qué lo quieren abrir. Definir esa finalidad permite enfocarse mejor en los contenidos, en la comunidad, en la difusión y en las colaboraciones que establecerá. Personalmente mi objetivo era dar voz a todas esas propuestas artísticas que estaban aconteciendo a mi alrededor y que no tenían espacio en los medios de comunicación generalistas basados en replicar una y otra vez la misma noticia. Ví un vacío informativo que quise cubrir. Y es que un blogger no puede ser un replicante de contenidos. El principal valor de un blogger de arte reside en su capacidad de crear contenido nuevo, diferente e interesante para él y para su público. Aún recuerdo el día que cuestionaron mi cordura por comenzar una sección de “Fotografía para levitar” [2]. Al cabo de unas semanas me felicitaban por la selección de fotógrafos especializados en ese tipo de fotografía. No imaginaban que existía tal corriente fotográfica y que además me atreviera a hacer una sección en el blog sobre esa corriente. Pero al fin y al cabo, una búsqueda de contenidos diferentes y de calidad que logre sorprender al público, debería ser la regla nº 1 de un blogger. 

Gracias a un contenido de calidad y a una periodicidad constante, un blog puede llegar a convertirse en referencia informativa de un sector. Este reconocimiento no es tarea de un post, de un día o de un mes. Puede llevar años construir esa identidad manteniendo una coherente línea discursiva para ser reconocido, y a pesar de ello, un blogger siempre ha de ponerse el listón un poco más alto, marcarse un objetivo mayor y experimentar con contenidos nuevos. ¿Pero cómo consigue el blogger el contenido? Podríamos hablar de cuatro fuentes de contenido. Por un lado estaría el contenido que recibe el blogger de los medios de comunicación generalistas, una información que le sirve para estar al día del sector, básicamente saber que exponen en los grandes museos y galerías del país. Una segunda fuente de información serían las redes sociales, los blogs y las plataformas especializadas, gracias a ellas es posible llegar a un contenido diferente y en ocasiones único. La tercera vía sería la experiencia personal que englobaría la visita a exposiciones, el encuentro con artistas, los viajes, etc. es decir, las actividades cotidianas que un blogger de arte debería poder transformar fácilmente en un contenido para su blog. Y por último nos encontramos con esas ideas creativas que surgen inesperadamente, desde una vinculación de obras a una reflexión personal sobre un aspecto concreto. Algunas de estas ideas serán increíblemente buenas, otras sólo buenas y otras serán desechadas medio segundo después de venir a tu mente. A pesar de ello es clave guardarlas, especialmente las buenas, a la espera de que llegue el momento preciso para trabajar en ellas, puede ser en unos días o quizás en un año, no importa el cuándo, lo que importa es la idea. Por lo tanto hablaríamos de dos tipos de fuentes externas al blogger y dos tipos de fuentes internas. La fórmula mágica para alcanzar el éxito en este aspecto depende de los objetivos que el blogger se haya marcado, si opta por ser un blog totalmente personal deberá dar más peso a las fuentes internas, mientras que si decide hacerse eco también de otras propuestas externas deberá equilibrar las cuatro. Lo que es importante es no perder de vista que un blog siempre es un espacio personal por tanto la experiencia y reflexión personal han de tener cabida. 

Una vez tenemos el contenido llega el momento de sentarnos ante la pantalla en blanco, ese momento no debería ser un duelo, sino un momento de disfrute. Escribir por la pasión de narrar y explicar conceptos, artistas, opiniones, pero sobre todo, por la pasión de compartir conocimiento. En eso se basa un blog, en compartir conocimiento con los lectores, en permitir que otros se asombren con lo que descubriste o compartan su opinión y de ese modo la tuya pueda adquirir otras perspectivas. Pero para que ello ocurra hemos de prestar atención a cómo mostramos ese contenido generado. No hay que estar obsesionado con el SEO pero hay que saber qué es, hay que pensar en el lector siempre y en los escasos minutos de los que dispone un blogger para captar la atención de su público, en la posible lectura del blog desde dispositivos móviles, en la importancia de permitir dejar comentarios que amplíen la reflexión compartida, etc. Y aunque el lector sea importante, un blog en primer lugar ha de ser útil para el propio blogger, sea como repositorio de contenidos o como lugar donde organizar, exponer y compartir sus ideas y retroalimentarse de las que dejen los lectores. La escucha activa del blogger a su comunidad es básica para hacer crecer un blog. Recuerdo en 2009, una sección que realice sobre arte oriental [3] que en principio iban a ser 20 post, y acabaron siendo 60, porque los lectores me pedían más artistas orientales. Por lo tanto, podríamos decir que un blog es útil en primer lugar para el blogger pero también para la sociedad desde el momento en el que está minimizando barreras en el mundo del arte, acercando propuestas de arte contemporáneo o dando a conocer a artistas desconocidos, con eso ya justifica su utilidad y la reafirma si las publicaciones se realizan lejos de intereses institucionales. 

Un buen blogger no se deja embaucar por los intereses institucionales, tiene una ética y una personalidad propia sobre lo que quiere que sea su blog, pero es innegable que forma parte de un ecosistema, en este caso el mundo del arte. Ello implica relaciones con artistas, comisarios, galerías, museos, ferias de arte, etc. Y en algún momento, a todo blogger le hacen algún tipo de propuesta de colaboración, desde algunas muy poco éticas a interesantes propuestas. Al principio, cuando eres desconocido, aceptas prácticamente todas, quieres dar a conocer tu blog y piensas que cualquier mínima presencia fuera de tu comunidad te será positiva. Pero no siempre es así. Distinguir una propuesta ética donde ambas partes ganan frente a una propuesta donde el blogger es infravalorado como profesional del mundo del arte y como voz pública dentro del ecosistema, no es una tarea fácil. Ello se complica cuando te haces más conocido y recibes en tu correo electrónico una media de cincuenta invitaciones diarias del tipo: “me gustaría invitarte a”, “creo que es interesante para ti asistir”, “es una oportunidad única”, “avísame si publicas algo de mi”, y así un largo etcétera de frases hechas por personas que apenas han visto tu blog. Eres conocido, tienes seguidores, y quieren aparecer en tu blog ya que lo tienen contemplado en su estrategia de marketing y comunicación. Afortunadamente entre todos esos correos, también recibes algunas invitaciones de corazón. Invitaciones escritas por personas que valoran tu blog de verdad, que lo siguen desde hace años, que reconocen tu trabajo en él, tu trayectoria y sobre todo, que facilitan en todo momento que tú escribas sobre ellos aunque sepas que no tendrás ganancias económicas. 

Y es que el blogger de arte en España no vive de su blog, de hecho su retorno económico directo ronda los 0€ anuales. Sin embargo, la apuesta del blogger en tiempo y en dinero para entradas, viajes, etc. es elevada. Puro amor al arte. Valientes. Pero al fin y al cabo profesionales del mundo de la cultura con una inquietud por compartir conocimiento con el resto del mundo. Ahora bien, aunque no haya un retorno económico directo, si que es cierto, que un blog bien enfocado y reconocido puede abrir puertas profesionales a su autor. Las más comunes suelen ser la docencia o la participación en otros medios de comunicación. Puertas que a priori no se contemplan cuando se abre un blog, pero que ayudan al posicionamiento, al incremento de su comunidad y a sacarle rentabilidad económica indirecta. 

¿Cuál sería entonces el futuro del blogger de arte? No quiero ser pesimista, pero creo que la monetización del blog seguirá siendo una utopía, por lo tanto seguirá sin vivir de su blog. Afortunadamente gozará, por fin, de una comprensión de su rol por parte del sistema, un blogger no es necesariamente un crítico de arte y esa diferenciación si se llegará a conseguir. Y por último, creo que el blogger de arte será cada vez más un knowmad, capaz de innovar y plantear nuevas perspectivas en torno al arte. El sistema ya no sostiene más blogs que repliquen contenidos. Las audiencias buscan contenidos diferentes e innovadores. El blogger tiene ahí su gran reto, ser un knowmad o no ser. 

El blogger de arte del futuro será un knowmad

[1] Redes de Arte. Encuentros sobre arte en la red, organizados por Arte10.com: http://owl.li/z1u1c 
[2] Sección “Fotografía para levitar”: http://owl.li/z1u7l
[3] Sección: “60 Domingos de Arte oriental”: http://owl.li/z1u7l

1 comentario :

Markos Artify dijo...

Vaya me has dejado sin palabras al leer este post, pero vamos totalmente de acuerdo contigo, yo he creado un blog de arte, y creo que tienes razón que no se me va a recompensar económicamente, pero la publicidad que uno mismo se hace es muy buena, por que te puede ver todo el mundo. Saludos!!